Conoce Las Mejores Historias de Apuestas de los Lectores de VegasMaster

¿Has escuchado alguna historia alocada de casinos últimamente? Nosotros sí indudablemente, y hemos decidido compartirlas contigo. Hace algún tiempo, VegasMaster organizó un concurso en el que participantes de todo el planeta contaban sus mejores historias de apuestas. Como respuesta, ¡recibimos algunas de las anécdotas más bizarras, divertidas y alocadas!

Hemos seleccionado las mejores para que las disfrutes. No creerás algunas experiencias reales que han tenido nuestros lectores de todo el mundo. De hecho, quizás creas que algunas de ellas simplemente no ocurrieron. Al final, en realidad no importa si crees o no; una buena historia es una buena historia.

Las mejores historias son aquellas que vale la pena contar y si estás buscando lo mejor, lo encontrarás en VegasMaster.

¡Que te diviertas

#1

Melissa de Ontario, Canada

Hace un par de años, mi mamá y yo estábamos jugando en unas viejas máquinas de video póker. Ahí podías arriesgarte a duplicar tus ganancias seleccionando una carta.

Una pareja de ancianos estaba sentada a nuestro lado y el hombre notó que mi mamá jugaba de una forma muy conservadora. Entonces él empezó a animarla a que se arriesgara. Definitivamente, ese hombre hizo que las cosas fueran más emocionantes, ya que tuvimos que arriesgarnos más. Todos nos estábamos divirtiendo.

Una o dos horas después, cuando la pareja de ancianos estaba a punto de irse, el hombre quería darme sus dos baldes de monedas. Traté de rechazar la oferta varias veces, pero la pareja insistió, diciendo que yo les había arreglado la noche. Más tarde, ¡mi mamá contó las monedas y encontró que había casi $400 en esos baldes!

#2

Angelo de Tabilisi, Georgia

Mi historia tiene lugar en la ciudad de Tbilisi (Georgia), donde viví durante 3 años con mi padre. Acostumbrábamos a ir al casino de la ciudad, aunque nunca olvidaré esa noche porque al día siguiente teníamos que viajar a Italia para asistir a la boda de mi hermana.

Después de jugar durante varias horas, mi padre notó que apostamos todo el dinero que teníamos, ¡incluyendo lo del viaje de mi hermana! ¡Solo nos quedaban $100!

Mi padre tomó los $100 y jugó video póker, haciendo apuestas de entre 10 y 100 créditos. Después de 3 o 4 jugadas, mi padre consiguió el as, la Q y la J de corazones y rechazó las otras 2 cartas. Lo siguiente que escuchamos fue el tintineo y la sirena de la máquina. Mi papá había conseguido la K y el 10 de corazones, formando una escalera real. ¡Ganamos $5.000!

Todavía tengo la foto de ese día en el casino; uno que nunca olvidaré. Incluso pudimos darle a mi hermana un mejor regalo. 🙂

#3

João de Portugal

Durante una visita al casino con mis amigos, quería impresionar a una chica que me gustaba, así que aposté todo lo que tenía en la ruleta. Después de que la bola empezó a rodar, me llené de determinación y besé a la chica en frente de su novio para tener buena suerte.

El resultado: me fui del casino con un ojo morado, una nueva novia y una pequeña fortuna.

#4

Sabrina de Verona, Italia

Nunca he tenido buena suerte en las apuestas. Antes de ir a un casino de verdad, mi única experiencia había sido con las tarjetas rasca y gana, y nunca gane nada. Sin embargo, a mi novio le encantaba jugar a las tragaperras, así que una noche decidimos visitar un casino real.

Entrar al casino fue una experiencia surrealista para mí. Nunca olvidaré la mezcla de elegancia, austeridad y adrenalina que llenaba el lugar.

De inmediato, mi novio apostó las 2 fichas gratis que recibimos al entrar en dos números de una ruleta. Lo seguí por todas partes mientras él jugaba en las tragaperras y las máquinas de video póker. Yo me sentía curiosa e intimidada. Pero a medida que la noche avanzaba y él no dejaba de perder, me empezaba a aburrir, en especial cuando me di cuenta de que él no me prestaba atención.

Así que decidí jugar 10 euros en una tragaperras solo para pasar el tiempo. No sabía lo que hacía, lo cual era obvio para la persona que estaba en la máquina de junto, quien me preguntó si era la primera vez que venía a un casino. le dije que sí y seguí presionando los botones con la mirada perdida en la máquina.

#5

Boby de Manchester, Estados Unidos

Mis cupones de Player Insider para mayo incluían 4 tiquetes para el show de tributo a Michael Jackson "Man in the Mirror". Era el momento de tomar una decisión: "¿A quién llevo al casino?". ¿Llevo al que ya conoce la vida del casino o carne fresca que nunca ha visitado un lugar de apuestas? ¿O llevo a quien le debo algunos favores?

Opté por una combinación y decidí llevar a alguien a quien le debía un favor y una persona que no conocía el estilo de vida del casino. Ya que no tenían tarjetas de jugadores, lo mejor era ir al casino una vez y registrarlos como jugadores, en vez de tomar el autobús. El costo del pasaje de bus sin una tarjeta de jugador era de $30 por persona y conducir ida y vuelta solo costaba $18, por lo que ahorramos $42. La tarjeta de jugadores es gratis y reduce el pasaje del autobús a solo $5.

Cuando estuvimos en el casino, estacionamos el auto y cogimos los tiquetes del show a la 1:30 p.m. Después entramos al lugar y fuimos al buffet, donde había una cola gigantesca. El show era a las 3:00 p.m., así que no había tiempo para eso. Entonces salimos y comimos en el Subway que estaba ce

#6

Paige de Estados Unidos

Tenía 18 años y mi compañero de cuarto y yo tomamos el autobús Greyhound en Los Angeles. Llegamos a la Franja de Las Vegas a las 5:00 a.m. Con solo un cubo de monedas que recolectamos por meses, empezamos a caminar por el bulevar, aprovechando al máximo todos los cupones gratis de casino: giros gratis de 5 centavos, Matchplay gratis, recuerdos gratis, perros calientes gratis, bebidas gratis. Fue fácil pasarla bien sin gastar un centavo.

Por suerte, encontramos un motel por fuera de la franja donde conseguimos una habitación antes de seguir paseando. Al momento de la cena, teníamos como $30 y nos sentamos en el Stardust, y empezamos a jugar de a $2 en la ruleta. Esperaba 4 o 5 casillas negras y jugaba en una roja, y ganaba. Después esperaba a que cayeran un montón de casillas rojas y jugaba una negra, y ganaba.

¡En una hora teníamos $800! Esto era mucho, mucho dinero para una estudiante de 18 años en la quiebra en 1980. Después nos fuimos, vimos a David Brenner, comimos una buena cena y nos fuimos a dormir con $700 todavía en nuestros bolsillos. Wow. Los chicos en la universidad iban a quedar asombrados.

Pero, siendo una adolescente tonta, antes de irnos al día siguiente le pregunté a mi compañero: "Si ganamos $800 con $30, ¿cuánto ganaríamos con $700?".

Buena pregunta. La respuesta es que tuvimos que compartir un helado de 40 centavos en Barstow e irnos de aventón desde la estación de buses en Los Angeles hasta la universidad, donde nadie nos creyó.

#7

Ruud de Holanda

Fui a un casino en Holanda una vez con un amigo al que le gustaba jugar cierta tragaperras mecánica de 9 rieles que tenía "loros".

Básicamente, para obtener la ganancia máxima, tenías que jugar el bono: conseguir al menos 4 loros que quedaban fijos en los rieles y luego tenías 5 giros para sacar más loros.

Detestaba esa máquina por algún motivo, quizás porque nunca tuve suerte con ella. Tenías que girar y girar y esperar a esos 4 loros para ver algo de acción. Los otros premios eran de hasta 10 veces el valor de la apuesta, pero casi todos servían solamente para recuperar lo apostado.

En un sábado soleado, decidimos ir al casino a las 2:00 p.m. Llegué unos minutos antes cuando mi amigo llamó para decir que estaba en un embotellamiento y llegaría 10 minutos tarde. Eso me dio 15 minutos libres. Decidí esperar cerca de la tragaperras de los loros, ya que él llegaría ahí para jugar.

Mientras esperaba, jugué en otras tragaperras y gané 100 euros. Ya que tenía algunos minutos de sobra, decidí probar una de esas tragaperras de loro (había 9 máquinas y todas estaban desocupadas). Elegí una al azar.

Puse los 100 euros, aposté en todas las 9 líneas (4,5 euros/giro) y después de un rato llegué a 200 euros.

Ahí me empezó a gustar la máquina, así que aposté al máximo. Con 18 euros/giro, el dinero desaparece rápidamente. Yo dije: "Ah bueno, él va a llegar muy pronto" y seguí. Luego conseguí los 4 loros con la apuesta máxima y en el giro final.

4 giros después, apareció el octavo loro. En este punto ya tenía 1.400 euros. Las personas alrededor miraban y gritaban, deseándome buena suerte para ese giro final. ¡Presioné el botón y premio! 200 veces el valor de la apuesta (3.600 euros) + 1.400 euros. Terminé con 5.000 euros libres de impuestos. A las 2:10 p.m. más o menos, en la tarde y con solo 15 minutos, había ganado.

#8

Wendy de Massachusetts, Estados Unidos

Hace algunos años estaba jugando en las tragaperras en el ahora cerrado casino Trump Plaza en Atlantic City. Una joven se sentó a mi lado y empezó a jugar. Sin embargo, noté que estaba muy ebria y su dinero simplemente se le caía de las manos. Quería ayudarla, así que empecé a recoger el dinero y a ponerlo en su bolso. Mientras lo hacía, pensé en todas las cámaras de seguridad en el techo y consideré la posibilidad de que mis benevolentes acciones fueran malinterpretadas.

Así que decidí regresar el dinero a las personas que acompañaban a la chica.

Agarré su mano y le pregunté con quién estaba. No podía hablar claramente y hacia señas hacia las mesas de Blackjack.

Tomé su mano y la llevé a las mesas. ¡Hablando de encontrar una aguja en un pajar!

Al final, unas personas la vieron y empezaron a saludarnos. ¡Mientras nos acercábamos, el grupo vio que yo tenía su cartera y nos vieron raro!

Ya que las personas no hablaban bien en inglés, nos tomó algunos minutos entender que yo trataba de ayudar a quien pareciera que era su familiar. Mientras regresaba a la joven para que la cuidaran, uno de los caballeros me detuvo y tendió su mano en agradecimiento. Después de algunos saludos torpes, agarré su mano y me sorprendí al ver una ficha de 50 dólares en mi mano. Traté de regresársela, pero él insistió en dármela.

#9

Marek de Polonia

Entre más ebrio estoy, más suerte tengo en el Texas Holdem. Si un oponente tiene un Full House, no hay problema; yo consigo un póker con el River. Con eso en cuenta, no debería jugar mientras estoy ebrio. Voy a terminar en la ruina algún día.

#10

Amanda de Pennsylvania, Estados Unidos

Mi mejor historia de apuestas pasó hace mucho tiempo, cuando mi esposo y yo fuimos al casino y tomé todas sus tarjetas de crédito y débito y las encerré en la guantera. De esa forma, él solo tenía el dinero de su billetera para apostar (cerca de 400 dólares). Él se embriagó, ganó 5.000 dólares y me dio el tiquete del premio. Lo cambié.

Al día siguiente, me fui de compras con las ganancias que él olvidó. Me compré un automóvil usado y él pensó que lo había pagado con mi cuenta.

Lamentablemente, mi esposo falleció de un problema del corazón que no conocíamos y ahora soy una madre soltera. Me alegra tener estos recuerdos divertidos, como el incidente del casino, para recordar los buenos momentos y reír.

SOBRE EL AUTOR

¡Hola! Soy Gonzalo. Mi vida laboral empezó en un consultorio odontológico, pero descubrí que el mundo de las apuestas por internet guardaba algo mucho mejor para mí. Soy un jugador profesional con 5 años de experiencia en casinos en línea, póker y apuestas deportivas, por lo que puedes tener la certeza de que soy una autoridad en el tema.

Deja una respuesta

X